Parvovirus canino; una enfermedad fatal


bull terrier parvovirus

La infección por parvovirus canino (CPV) es una enfermedad viral altamente contagiosa que afecta a los perros. El virus se manifiesta en dos formas diferentes. La forma más común es la forma intestinal y la menos común es la forma cardíaca, que ataca los músculos del corazón de los cachorros muy jóvenes, a menudo conduce a la muerte. La mayoría de los casos se observan en cachorros que tienen entre seis semanas y seis meses de edad. La incidencia de las infecciones por parvovirus canino se ha reducido radicalmente mediante la vacunación temprana en cachorros jóvenes.

Escuchar la palabra Parvo causa temor en los corazones de los dueños de un perro.

El Parvovirus es comúnmente diagnosticado en los cachorros sin vacunas o con vacunas incompletas. Las vacunas actualmente disponibles son muy eficaces contra todas las cepas (2a, 2b, y 2c) del virus, de modo que siempre y cuando un cachorro reciba las vacunas en un tiempo apropiado, es poco probable que desarrolle una infección severa por parvovirus.

En el momento en que los perros llegan a la edad adulta, es probable que estén en contacto con el virus en el medio ambiente y por lo que han desarrollado alguna inmunidad de esa manera, suponiendo que sobrevivieron al encuentro.

Por lo tanto, las pruebas de diagnóstico se necesitan para diferenciar parvo de una larga lista de otras posibles enfermedades. Los veterinarios usan típicamente los “exámenes SNAP” como una manera rápida y barata de hacerlo. Sin embargo, se ha venido desarrollando un problema en los últimos años. Las pruebas actualmente disponibles no son muy buenas para diagnosticar la nueva cepa de parvo (2c), lo que ha llevado a un aumento en los resultados de las pruebas falsas negativas.

Signos y síntomas

Los síntomas típicos del parvovirus son similares a los que se observan en muchas enfermedades gastrointestinales:

  • Diarrea severa y sangrienta
  • Pérdida de peso severa
  • Pérdida de apetito
  • Vómito
  • Depresión
  • Letargo
  • Fiebre
  • Anorexia

La forma intestinal del CPV afecta la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes, y un animal afectado se deshidratará rápidamente y se debilitará por la falta de absorción de proteínas y líquidos.

El tejido húmedo de la boca y los ojos puede llegar a ser notablemente rojo y el corazón puede golpear demasiado rápido. Cuando su veterinario examine por el tacto el área abdominal de su perro, su perro puede responder con dolor o incomodidad. Los perros que han contraído CPV también pueden tener una temperatura corporal baja (hipotermia), en lugar de una fiebre.

Contagio

La mayoría de los casos de infección por CPV son causados ​​por una alteración genética del parvovirus canino original; el parvovirus canino tipo 2b. Hay una variedad de factores de riesgo que pueden aumentar la susceptibilidad de un perro a la enfermedad, pero principalmente, el parvovirus se propaga ya sea por contacto directo con un perro infectado, o indirectamente, por la vía fecal-oral.

Las concentraciones del virus se encuentran en las heces de un perro infectado, por lo que cuando un perro sano olfatea las heces de un perro infectado, contraerá la enfermedad. El virus también puede ser llevado al ambiente de un perro por medio de zapatos que han entrado en contacto con heces infectadas.

Hay evidencia de que el virus puede vivir en tierra hasta por un año. Es resistente a la mayoría de los productos de limpieza, o incluso a los cambios climáticos. Si necesita limpiar un área contaminada con parvovirus, primero recoja y elimine con seguridad todo el material orgánico (vómito, heces, etc.) y luego lave bien el área con una solución de lejía doméstica, uno de los pocos desinfectantes conocidos matar el virus.

El protocolo inadecuado de vacunación y el fracaso de la vacunación también pueden conducir a una infección por CPV. Los criaderos, perreras y refugios para perros que tienen un gran número de cachorros mal vacunados son lugares particularmente peligrosos.

Por razones desconocidas; ciertas razas de perros, como Rottweilers; Doberman Pinschers; Pit Bulls; Labrador Retrievers; Pastores Alemanes; Springer Spaniel inglés; y Alaskan Malamute; son particularmente vulnerables a la enfermedad.

Las enfermedades o terapias farmacológicas que suprimen la respuesta normal del sistema inmunológico también pueden aumentar la probabilidad de infección.

Diagnóstico de parvovirus

Esta enfermedad se diagnostica con un examen físico, pruebas bioquímicas; análisis de orina; radiografías abdominales y ecografías abdominales. También se realizará un perfil químico de sangre y un recuento completo de células sanguíneas.

Los bajos niveles de glóbulos blancos son indicativos de infección por CPV, especialmente en asociación con heces sanguinolentas. El análisis bioquímico y urinario puede revelar elevadas enzimas hepáticas, linfopenia y desequilibrios electrolíticos.

La radiografía abdominal puede mostrar obstrucción intestinal, mientras que una ecografía abdominal puede revelar ganglios linfáticos agrandados en la ingle o en todo el cuerpo y segmentos intestinales llenos de líquido.

El dueño tendrá que dar una historia completa de la salud de su mascota, las actividades recientes, y el inicio de los síntomas. Si puede recoger una muestra de las heces de su perro, o vómito, el veterinario será capaz de utilizar estas muestras para la detección microscópica del virus.

Tratamiento

Dado que la enfermedad es una infección viral, no hay cura real para ello. El tratamiento con parvovirus se centra en curar los síntomas y prevenir infecciones bacterianas secundarias, preferiblemente en un ambiente hospitalario.

La terapia intensiva y el soporte del sistema son la clave para la recuperación. La terapia de líquidos y nutrición intravenosa es crucial para mantener el fluido corporal normal de un perro después de diarrea y deshidratación severa, y los niveles de proteínas y electrolitos serán monitoreados y regulados según sea necesario.

Los medicamentos que se pueden utilizar en el tratamiento incluyen fármacos para frenar los vómitos (antieméticos), bloqueadores de H2 para reducir las náuseas, los antibióticos y antihelmínticos para combatir los parásitos.

La tasa de supervivencia en los perros es de alrededor del 70%, pero la muerte puede a veces resultar de deshidratación severa, una infección bacteriana secundaria grave, toxinas bacterianas en la sangre, o una hemorragia intestinal severa.

El pronóstico es menor para los cachorros, ya que tienen un sistema inmunológico menos desarrollado. Es común que un cachorro infectado con CPV sufra choque y muerte súbita.

Seguimiento

Incluso después de que el perro se ha recuperado de una infección por CPV; todavía tendrá un sistema inmunológico debilitado, y será susceptible a otras enfermedades. El veterinario debe dar pautas sobre las maneras con las que puede aumentar el sistema inmunológico del perro, y de lo contrario protegerlo de las situaciones que pueden hacer que enferme. Una dieta que se digiere fácilmente será lo mejor mientras se está recuperando.

El perro continuará siendo un riesgo de contagio para otros perros por lo menos dos meses después de la recuperación inicial. Se debe aislar al perro de otros perros durante un período de tiempo, y en lo posible examinar a los perros cercanos para descartar infección.

Asear todos los objetos que usa su perro (por ejemplo, platos, jaulas, perreras, juguetes) con limpiadores no tóxicos. La recuperación viene con la inmunidad a largo plazo contra el parvovirus, pero no es ninguna garantía que no sea infectado con el virus otra vez.

Prevención de Parvo

La mejor prevención que puede tomar contra la infección por CPV es seguir el protocolo correcto para la vacunación. Los cachorros jóvenes deben ser vacunados a las seis, nueve y doce semanas, y no deben ser socializados con perros externos hasta al menos dos semanas después de su última vacunación. Las razas de alto riesgo pueden requerir un período más largo de vacunación inicial de hasta 22 semanas.

En Cultura Bull Terrier solo te informamos, para toda consulta de salud y tratamiento debes acudir a un Médico Veterinario,
Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo en tus redes sociales. ” El conocimiento no sirve de nada si no se comparte”

Comentarios

comentarios

Previous Trancing; la caminata del Bull Terrier fantasma
Next Nefritis hereditaria de Bull terrier