Historia del Bull Terrier


La razón de la creación del Bull Terrier en el siglo XIX no guarda una total congruencia con el Bull Terrier actual. El Bull Terrier está basado en perros de tipo bull y terrier, que eran criados como perros de presa y de pelea; deportes que fueron abolidos en Gran Bretaña durante el siglo XIX.

james hinks historia
JAMES HINKS

Los orígenes pueden remontarse directamente a un hombre llamado James Hinks; de Birmingham (Inglaterra) quien, después de varios años de experiencias; presentó a la raza en la década de 1850. El Bull Terrier está basado, a grandes rasgos, en el actualmente extinto English White Terrier. Hinks pasó años cruzándolo con perros bull y terrier, en un intento por crear un bulldog que no estuviera sólo adaptado al ring de pelea, sino que tuviera un aspecto más hermoso. Mediante la cría para eliminar rasgos tan poco deseables como el dorso cóncavo, las extremidades posteriores excesivamente anguladas y el prognatismo; y confiriéndole algo de tamaño y fuerza, posiblemente mediante el cruce con el Perdiguero de Burgos (Pointer Español); se obtuvo un luchador hermoso e imponente, apto para pasear al lado de un caballero.

Si se decía que el Bull Terrier era demasiado hermoso para las pistas de pelea, este mito fue rápidamente abandonado. El espíritu pendenciero y de luchador hasta la muerte del Bull Terrier; le convirtió en un luchador implacable en las pistas de pelea, y frecuentemente vencía a perros que le doblaban en tamaño.

La leyenda dice que Hinks puso una vez a pelear a su perra «Puss of Brum», que pesaba 18 kg, contra un perro de 27 kg, cruce de bull y terrier, de Mr. Tupper. Puss no sólo venció, sino que Hinks se la llevó para que participara en la exposición canina de belleza de Holborn esa misma tarde, donde obtuvo una roseta.

El Bull Terrier también era bueno cazando ratas, otro sangriento deporte que era bastante popular en Inglaterra. Los Bull Terrier ostentaban los récords oficiosos de mayor número de ratas matadas en unos minutos, horas y otros periodos de tiempo.

Aunque Hinks estaba bastante orgulloso del éxito de su creación en las pistas de pelea y en los mataderos, estaba más interesado en la victoria en los certámenes de belleza, que estaban comenzando a rivalizar en popularidad con las peleas de perros en Gran Bretaña. Hacia los años 1860, los aficionados a los perros y los jueces de las exposiciones caninas mostraron parcialidad en favor de los Bull Terrier completamente blancos. Como resultado de ello, Hinks se propuso crear una raza que fuera completamente blanca. Mediante la eliminación de los cachorros con manchas (píos) y los atigrados, apareando machos y hembras blancas e introduciendo, posiblemente, genética de Dálmata, Hinks consiguió Bull Terrier completamente blancos. De todas formas, y hasta el día de hoy, siguen existiendo los dos tipos: Bull Terrier blancos y de color.

Se convirtió en una moda, en toda Inglaterra, que los hombres de las clases acomodadas llevaran Bull Terrier a su lado. Esta raza, que es valiente, fuerte; lea;, educada y amistosa; supuso una añadidura llena de estilo al séquito de estos señores, y se conoció a este tipo de perros con el nombre de Caballero Blanco.

La aceptación del Bull Terrier en las clases altas y su éxito en los certámenes caninos fueron una bendición; ya que la raza fue siendo más conocida como perro para estar con la gente que como perro de pelea; lo que dio como resultado al Bull Terrier pacífico actual, un hermoso perro de compañía.

Crianza del Bull Terrier

Pese a que se sabe muy poco sobre los cruces que Hinks llevó a cabo para conseguir los Bull Terriers, está documentado por Henry Walsh, que quizás Hinks usara el antiguo Bulldog Inglés, el English White Terrier, el Dálmata y quizás hasta el Greyhound.

Sin lugar a dudas fue su perro Old Madman, quien siendo criado para las exposiciones y no para las peleas jugó un papel determinante en el nacimiento de la nueva raza.

Como parte del folklore de la raza, se cuenta que la perra de Hinks, llamada “Puss”; después de una exhibición o durante ella, combatió contra una perra Pitbull de propiedad de Mr. Tupper y después de media hora, Puss retornó triunfante con unas pequeñas marcas en su hocico.

Entre 1855 y 1868 Hinks fue el propietario de al menos los siguientes perros: Bull Terrier “Spring” (Jerry x Daisy); “Bulldog Nettle” (Grip x Nettle); Bull Terrier, “Joven Puss” (Old Madman x Old Puss); the Terrier, “Lady” (Stormer x Daisy); Bull Terrier, “Kit” (pedigree desconocido); Dálmata, “Spot” (Joss x Dinah) y un Greyhound llamado “Dart” (Chap x Fly).

Hinks incluso era el propietario de todos los padres de estos perros y cabe anotar; que no sólo Hinks contribuyó al desarrollo de la raza Bull Terrier; sino todas aquellas personas que compraron sus cachorros blancos; y no fue si no hasta después de 1900 que se tuvo un Bull Terrier de color.

El legado de Hinks es conocido mundialmente, y sus hijos James II y Frederick, continuaron el trabajo de su padre incluso el hijo de James II, Carleton, fue un criador de la raza hasta su muerte en 1977. Siendo ésta la manera de honrar el apasionado trabajo de su abuelo y su amor por la exhibición; la crianza y por sus perros.

Si te gustó este artículo te invitamos a compartirlo en tus redes sociales. ” El conocimiento no sirve de nada si no se comparte”

 

Comentarios

comentarios

Previous Temperamento del Bull Terrier Ingles
Next Bull Terrier Ingles